lunes, 4 de abril de 2011

Angeles caidos o Angeles oscuros

oy quise hacer un post para que conozcamos mas acerca de estos angeles que en su momento traicionaron a dios.Muchos de estos angeles fueron condenados al infierno seguidos por la avaricia de su lider lucifer quien quiso conparase con dios y quiso hacerse con el reino de los cielos




.El arcangel san Miguel pudo derrotarlo y en consecuencia fue mandado como castigo al reino de la oscuridad y las tinieblas ,donde jamas podria volver a tocar el cielo ni la divinidad de ser un angel santo.En la vida real nos imaginamos a lucifer como el tipico demonio con cuernos,y con cara calaverica etc,esto es erroneo pues no olvidemos que lucifer era un arcangel y por lo tanto su forma es humana tambien como cualquier arcangel,si es verdad que desde que fue mandado a la oscuridad puede trasmutarse en diferentes imagenes,ya sea el tipico demonio,en un humano o en animal,pero su autentica imagen es la de un arcangel,





Aunque la iglesia lo pinte como una bestia y una serpiente en la biblia.Asi pues como explique en mi post sobre el paraiso lucifer reencarna en la imagen de la serpiente para poder engañar a adan y eva,y asi volver a coger poder como arcangel y volver a revelarse contra dios.Muchos de los angeles que seguian a lucifer en el reino del cielo y del señor,fueron tambien castigados y mandados junto con lucifer al reino de la oscuridad,estos angeles al no ser arcangeles que son angeles supremos al mandato de dios tomaron la forma de los diablos rebeldes que castigan y atormentan las almas perdidas




,estos si no pueden volver a tomar la imagen humana pues es parte de su castigo ,ya que dios nos hizo a su imagen y semejanza por tanto es un cuerpo divino,lucifer si puede tomar forma humana ya que sigue siendo un arcangel con poder celestial.ASI PUES VIAJEMOS PRIMERO AL REINO DE LOS CIELOS PARA CONOCER COMO FUERON EXPULSADOS PARA SER ETERNAMENTE CASTIGADOS AL REINO DE LA OSCURIDAD Y LAS TINIEBLAS....







los angeles tienen muchas formas de

presentarse



En la mitología cristiana, un ángel caído es un ángel que ha sido exiliado o desterrado del cielo luego de desobedecer o rebelarse en contra de los mandatos de Dios. Luego de la Primera Guerra en el Cielo, muchos ángeles fueron expulsados, convirtiéndose así en ángeles caídos.






El ángel caído mas reconocido por la historia es Lucifer; aunque esta palabra nunca es usada para referirse a un ángel caído dentro de la Biblia. De acuerdo a la creencia cristiana, los ángeles caídos vagarán por la tierra hasta el día del Juicio Final, luego de esto serán desterrados al infierno.



Razones para su caída



Hay varias hipótesis y mitos en relación a la caída de los ángeles; la mayoría teniendo como tema principal el libre albedrío - lujuria o vanidad, o la falta de entendimiento de los actos de Dios.



Los diferentes "lados" de Dios



Esta hipótesis indica que Dios tiene dos lados opuestos a sí mismo, debido en parte a su omnipotencia. Siendo el primer lado uno divino y lleno de claridad, y el segundo uno oscuro y lleno de sombras. Si algún mortal viera el lado claro de Dios moriría debido al poder que irradia.



Según esta hipótesis, Dios usaba su lado oscuro para poder comunicarse con los mortales. Al judaísmo evolucionar, también evolucionaron los dos lados de Dios. La Sombra se convirtió en la Palabra de Dios, y luego en la Voz, y finalmente se convirtió en un ser completamente solo, con su propio libre albedrío. Ahora que el lado oscuro de Dios había sido separado por completo, comenzó a recibir algunos aspectos familiares: destrucción, traición, tentación, etc. Esto fue la causa para que el lado oscuro de Dios se convirtiera en lo que muchos conocen como Satanás. La palabra "Satán" es una versión de la palabra hebrea Ha-Satan, que significa "adversario".



Consecuencias del libre albedrío



Estas hipótesis o mitos están relacionados al libre albedrío y a los problemas en los cuales se ven envueltos aquellos que lo poseen.





El aura de Dios

 

La hipótesis fue expuesta por Orígenes de Alejandría, uno de los distinguidos Padres de la Iglesia Cristiana en sus comienzos. Orígenes creía que Dios había creado a todos los ángeles de una forma uniforme y con libertad. Sin embargo, al tener el poder del libre albedrío, algunos de estos ángeles comenzaron a alejarse de Dios. Orígenes sostenía que aquellos que se alejaban menos se mantuvieron en las regiones cercanas a Dios; mientras que aquellos que se alejaron cayeron a los aires más bajas, convirtiéndose así en lo que conocemos como Ángeles (la orden más baja en la jerarquía angelical). Aquellos que se alejaron aún más se convirtieron en humanos, y finalmente aquellos que se alejaron a una distancia aún mayor se convirtieron en los caídos de Dios, o demonios. Estos caídos son los que componen el infierno.




Orígenes explica de manera metafórica que, aunque estos ángeles cayeron y se convirtieron en humanos o demonios, la esperanza no debe perderse ya que los hombres se pueden convertir en ángeles, y los demonios pueden también recuperar su antigua apariencia angelical.




El origen de los demonios






Demonios - Satanás Orígen de los Demonios, Posición y Caída, Actividad Demoniaca, Atributos de los Demonios, Organización Demoniaca, Nombres de Demonios

El origen de los demonios

Dios originalmente creó a todos los ángeles, algunos de los cuales después se volverían demonios:

“Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho” (Juan 1:3).

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él” (Colosenses 1:16).


Su posición original y caída
 



Los demonios eran originalmente como los otros ángeles de Dios con la misma posición y atributos al igual que los buenos ángeles . Cuando Satanás se rebeló contra Dios, una porción de los ángeles participó en su rebelión. Dios los expulsó del cielo junto con Satanás. Ellos no fueron más seres espirituales del bien (ángeles). Se volvieron seres espirituales del mal (demonios):

“Entonces hubo una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón. Luchaban el dragón y sus ángeles, pero no prevalecieron ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero. Fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apocalipsis 12:7-9).





Si los demonios no son ángeles “caídos”, entonces no tenemos otra explicación bíblica para su existencia. Satanás no puede crear sus propias fuerzas, porque todas las cosas fueron creadas por Dios. Existen dos grupos de estos ángeles caídos. Un grupo está activamente opuesto a Dios y Su pueblo sobre la tierra. Otro está confinado en cadenas:

“Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó a prisiones de oscuridad, donde están reservados para el juicio” (2 Pedro 2:4).

“Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propio hogar, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día” (Judas 6).



Su esfera de actividad




A través de toda la Biblia, los demonios son mostrados activos sobre la tierra. Desde que Satanás no es omnipresente (presente en todas partes), él usa los demonios para hacer su voluntad y cumplir sus propósitos en todo el mundo. Ellos constituyen los “poderes del aire” (Efesios 2:2) y los “poderes de la oscuridad” (Colosenses 1:13) y están todos bajo el control de Satanás.


Los atributos de los demonios






En su condición original libre de pecado, los demonios tenían los mismo atributos que los ángeles del bien previamente estudiados. En su estado de maldad presente los demonios:

Son espíritus: Mateo 8:16; Lucas 10:17, 20

Pueden aparecer visiblemente: Génesis 3:1; Zacarías 3:1; Mateo 4:9-10

Pueden hablar: Marcos 5:9, 12; Lucas 8:28; Mateo 8:31

Creen: Santiago 2:19

Ejercitan su voluntad: Lucas 11:24; 8:32

Demuestran inteligencia: Marcos 1:24

Tienen emociones: Lucas 8:28; Santiago 2:19

Reconocen: Hechos 19:15

Tienen fuerza supernatural: Hechos 19:16; Marcos 5:3

Tienen presencia sobrenatural: Daniel 9:21-23

Son eternos: Mateo 25:41

Tienen su propia doctrina: 1 Timoteo 4:1-3

Son malignos: Mateo 10:1, Marcos 1:27; 3:11






Los nombres de los demonios



Los demonios son llamados espíritus del mal seis veces y espíritus inmundos 23 veces en el Nuevo Testamento. Son también llamados demonios (Marcos 1:32), y ángeles del diablo (Mateo 25:41).



La organización de las fuerzas demoníacas





Repasemos cómo Dios organizó sus fuerzas angélicas...

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él”(Colosenses 1:16).





Satanás es un imitador, no un originador. Él ha organizado sus demonios en una estructura similar a la de las fuerzas de Dios:

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12).






Satanás ha organizado sus fuerzas en:

Principados: Satanás aparentemente dividió el mundo en principados. Un principado es el territorio de la jurisdicción de un príncipe. Satanás ha colocado un príncipe sobre cada principado. El príncipe de Persia es mencionado en Daniel capítulo 10. Esta es la manera en que Satanás opera en el plano nacional influenciando gobiernos y naciones.

Potestades y gobernadores de las tinieblas de este mundo: estas dos categorías de demonios están en operación en el sistema social, político, y cultural del mundo. Aprenderás sobre cómo tratar con éstos y los espíritus sobre principados cuando estudies las estrategias espirituales para vencer el mundo en el capítulo catorce.

Huestes espirituales de maldad en las regiones celestes: los lugares altos en el Antiguo Testamento eran donde se llevaba a cabo la adoración. Así es como Satanás opera en las estructuras religiosas del mundo. Aprenderás más sobre esto en el capítulo veinte al estudiar sobre las huestes espirituales en las regiones celestes.





Estos grupos organizados varían en tamaño. Por ejemplo, María Magdalena tenía siete espíritus en su estado anterior a la liberación. Lucas 8:30 nos habla de una “legión” de demonios. Una legión en el ejército romano que dominaba el mundo en el tiempo de Jesús se refería a 6.100 soldados de a pie y 726 hombres de a caballo!



stas fuerzas organizadas de demonios...



Están unidas:

En el caso del hombre poseído por demonios registrado en Lucas 8:30 los demonios estaban unidos en cuanto a su propósito, que en este caso, era la posesión del hombre. Lo mismo es cierto en Mateo 12:45 y en el caso de María Magdalena que tenía siete demonios (Lucas 16:9). Jesús habló de la unidad de los poderes demoníacos cuando dijo:

“Si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino?” (Mateo 12:26).



Tienen diferentes grados de maldad:

Esto es ilustrado por el demonio que dijo que regresaría con otros espíritus malignos:

“Cuando el espíritu impuro sale del hombre, anda por lugares secos buscando reposo, pero no lo halla. Entonces dice: “Volveré a mi casa, de donde salí”. Cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. Entonces va y toma consigo otros siete espíritus PEORES QUE ÉL, y entran y habitan allí; y el estado final de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación” (Mateo 12:43-45).



Pueden cambiar de funciones:

El demonio en 1 Reyes 22:21-23 declaró que sería un espíritu de mentira. Esto indica que él no lo era previamente porque dijo “seré...”.



Son de diferentes tipos:

La Biblia enseña que el hombre tiene un cuerpo, alma y espíritu. Existen tres clases principales de espíritus que atacan el cuerpo, el alma y el espíritu del hombre:



1. Espíritus malignos o inmundos: son responsables por los actos inmorales, pensamientos impuros, opresión, posesión, depresión, y otras estrategias de Satanás que estudiaremos después. Afligen la mente y la naturaleza almática del hombre (Ejemplos en Mateo 10:1;12:43; Marcos 1:23-26).



2. Espíritus de dolencias: estos espíritus afligen el cuerpo físico (Ejemplo en Lucas 13:11).



3. Espíritus seductores: los espíritus seductores afligen la mente, el alma, y el espíritu del hombre, llevándole a creer falsas doctrinas como se indica en 1 Timoteo 4:1. Estos espíritus seducen a las personas para creer una mentira y para ser condenados al castigo eterno. Son espíritus de falsas doctrinas, sectas, falsos cristos, y falsos maestros.



Las actividades de los demonios






Los demonios siguen las órdenes dadas por su príncipe, Satanás. Podemos resumir las actividades de los demonios diciendo que ellas siempre están dirigidas en contra de Dios, Su plan, y Su pueblo. Los demonios son usados por Satanás para atacar la Palabra de Dios, tu adoración a Dios, tu caminar con Dios, y tu obra para Dios.

En el capítulo ocho aprenderás detalles de la estrategia del enemigo en la guerra espiritual. Satanás usa sus demonios para llevar adelante sus estrategia alrededor de todo el mundo. Los demonios extienden el poder de Satanás al promover el engaño y la maldad. Afectan a individuos, gobiernos, naciones, y el sistema mundial. Promueven la rebelión y la calumnia tanto contra Dios como entre los hombres. Promueven la idolatría, las doctrinas falsas, y ciegan a hombres y mujeres a la verdad del Evangelio.



Los demonios atacan a los no creyentes guiándolos a cometer terribles actos de maldad, a asesinar, injuriar, cometer suicidio, etc. Afectan la mente con problemas emocionales y el cuerpo con dolencias físicas. Los demonios atacan a los creyentes con tentaciones, desilusiones, depresión, calumniándote y creando división entre el pueblo de Dios. Convierten en su objetivo tu caminar espiritual con Dios y pelean contra la Palabra de Dios , la adoración a Dios, y tu obrar para Dios. También atacan a tu cuerpo físico.



Los no creyentes están indefensos contra los ataques de los poderes demoníacos, pero los creyentes tienen poderosas armas espirituales y estrategias para tratar con estas poderosas fuerzas del mal. Aprenderás sobre estas armas y estrategias mientras continúes en el estudio de la guerra espiritual.



Los demonios




Los demonios son ángeles caídos culpables del gran pecado del orgullo. Ellos son la horda del Infierno. Ellos hacen todo el trabajo de Satanás. Ellos nunca mueren; cuando Jesús vuelva otra vez ellos serán echados al lago de fuego para siempre. Los demonios pueden fácilmente apegarse a las personas. A los demonios generacionales les gusta mantenerse en una línea familiar. Algunas veces podemos observar a una familia entera que sufre de los mismos problemas en cada generación. Esto normalmente es causado por demonios generacionales. Los espíritus típicos que las personas "heredan" son: el miedo a la oscuridad, el alcoholismo, lástima de sí mismo, adicción a las drogas, epilepsia, diabetes, rebeldía, orgullo, miedo, insuficiencia, condiciones nerviosas, terquedad, enfermedad mental, y muchas otras.

Los demonios pueden poseer a las personas, pueden causar enfermedades, ceguera, mudez, sordera [Mateo 4:23,24; 9:32,33; 12:22; Marcos 9:25].

También pueden causar demencia, manía y suicidio [Mateo 4:23,24; 17:14-21; Marcos 5:1-8; 9:20];

distribuir inmundicia [Lucas 4:36],

proliferar o crear lujuria [Juan 8:44; Efesios 2:1-3; 1 Juan 2:15-17]

y manifestar fuerza sobrenatural [Marcos 5:18].

Ellos van a tratar que usted les adore a ellos en vez de Jesucristo [Levítico 17:7; Deuteronomio 32:17; 2 Crónicas 1:15; Salmos 106:37; 1 Corintios 10:20; Apocalipsis 9:20].





Ellos engañan, mienten, practican la brujería, difunden falsas doctrinas [1 Timoteo 4:12; 1 Juan 4:1-6; 2 Reyes 22:21-24; 2 Crónicas 33:6; 1 Samuel 18:8-10].






Los demonios oprimen, son celosos, adivinan la suerte, roban, pelean, se posesionan del hombre, viajan e imitan a los muertos [Hechos 10:38; 1 Samuel 16:14; 1 Timoteo 4:1; Mateo 12:43-45; 13:10; Lucas 8:12; Efesios 4:27: 5:10-13; isaías 8:19; Deuteronomio18:11].

Pelean contra los cristianos, llevan enfermedades a aquellos que ellos poseen, influencian a las personas y tienen a los no creyentes de su lado [Efesios 2:1-3; 6:10-18; 1 Timoteo 4:1-5, 2 Pedro 2:10-12; Mateo 12:22; 17:15-18].

Miles de ellos pueden poseer a una sola persona a la misma vez [Marcos 4:1-18; Mateo 12:43-45].


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada